HTTP vs HTTP/2: ¿qué es lo que cambia?

La respuesta rápida es la velocidad a la que trabaja. Vamos con la respuesta más elaborada: HTTP/2 se basa en SPDY, un protocolo presentado en 2009 por Google con la intención de acelerar las webs. En ese entonces se hablaba de un aumento del 22-60% de la velocidad de carga de las webs convencionales y un aumento del 39-55% en el caso de las webs con SSL. Aquí podéis ver las especificaciones finales del nuevo estándar.

¿Cómo se consigue ese aumento de velocidad tan significativo? Pues multiplexando las peticiones que reciben los servidores por parte de los usuarios y sus navegadores web. Es decir: que esos servidores puedan atender varias peticiones al mismo tiempo. Eso también ahorra en cantidad de conexiones, liberando de trabajo a los servidores. Este gráfico lo explica bien:


Además los servidores podrán ser proactivos: reconocerán qué tipo de cliente (navegador web) ha enviado una petición y, además de enviar la respuesta que necesita, enviará también respuestas con datos que ya sabe que el navegador va a necesitar antes de que éste los pida en una nueva petición. Por ejemplo: mientras que con HTML tenemos que cargar primero todo el HTML de la web para después cargar su contenido (CSS, imágenes), con HTTP/2 podemos cargar todo ese contenido al mismo tiempo que el mismo HTML base.

Para los desarrolladores, quizás la novedad que más van a notar es la de los frames. Pasamos de la estructura de header y body en HTML a dividirlo todo en «frames» binarios, que vienen a ser porciones de código identificables como esos header y body que se pueden enviar antes de que el servidor envíe la respuesta del elemento HTML que se ha enviado anteriormente. Esto también ayuda a comprimir mejor el contenido de los headers, que a su vez facilita todavía más una carga rápida de todos los datos.

El cifrado es quizás la novedad que ha traído más debate: HTTP/2 está preparado para aceptar solicitudes cifradas (de la misma forma que ya hace HTTPS), pero no será algo completamente obligatorio tal y como pedían muchos usuarios. Lo que sí que ocurrirá es que la mayoría de navegadores modernos (entre ellos Safari, Firefox, Chrome, Edge, Internet Explorer y Opera) sólo aceptarán comunicaciones HTTP/2 si están cifradas, de modo que aunque no va a ser algo estrictamente obligatorio sí que prácticamente hará que todos los desarrolladores apliquen ese cifrado quieran o no. La EFF ya está haciendo pasos para que hacerlo no sea demasiado complicado.

¿Cuando va a empezar a funcionar HTTP/2?

Pues ya mismo, porque empiezan a haber algunos servicios de optimización de tráfico web que ya implementan algunas (sólo algunas) de las novedades del estándar HTTP/2 como por ejemplo la capacidad de poder responder a peticiones de clientes antes incluso de que éstos las envíen. Chrome y Firefox, los navegadores de escritorio más usados, ya están preparados para aceptar el estándar en su totalidad. Safari y Edge de Microsoft están trabajando para hacerlo en el futuro.

Fuente: xataka