¿Cómo diferenciarte de verdad del resto de candidatos?

Por suerte o por desgracia, esta es una pregunta que ronda cada vez más a menudo entre todos aquellos que están en edad de trabajar, pero no saben cómo ingeniárselas para crear un currículum lo más atractivo y suculento posible.

No te compliques y empieza con una plantilla de aspecto profesional

Sin duda la creación de un buen CV es algo muy importante para ti, pero no sabes muy bien cómo ni por dónde empezar. No te preocupes, accede a un amplio repertorio de plantillas y modelos de currículums para realizar con éxito tu próximo currículum vitae.

Te será especialmente útil si aún no tienes mucha experiencia elaborando currículums y estás buscando tu primer empleo, pues podrás disponer de una gran variedad de modelos con diferentes estructuras y escoger la que mejor encaje.

Ya no se trata únicamente de una cuestión de estilo o de escoger la estructura que más te guste, sino que para cada circunstancia será mejor optar por un modelo en concreto que otro. Eso sí: ¡prepárate para verlos todos y tomar una decisión, pues son unos cuantos!

Por ejemplo, si acabas de terminar tus estudios, y como es natural, no tienes aún demasiada experiencia profesional, lo más importante será que destaques en primer lugar tu titulación y los logros obtenidos durante el tiempo de tus estudios.

¿Has recibido alguna beca nacional o internacional? ¿Has estudiado fuera durante algunos meses en alguna universidad de prestigio? ¿Has aprendido mientras tanto nuevos idiomas o alguna nueva habilidad? ¿Te han concedido un premio por tu excelente rendimiento?

¡Adelante! Aprovecha todo esto y no te dejes nada en el tintero. Quizás no seas muy consciente, pero si escarbas un poco, te darás cuenta de que durante estos años has conseguido mucho más de lo crees, y seguro podrás resaltarlo en tu currículum.

¿En cambio es tu experiencia dilatada la que puede hablar más alto por ti? Perfecto, entonces lo ideal será situar tu experiencia a lo largo de todos estos años en orden cronológico, situando las experiencias recientes en lo más alto de nuestro CV.

Sin embargo, aunque esos son los consejos de base en función de si quieres destacar más tu formación o tu experiencia profesional, hoy en día todo se renueva, ¡hasta los CV!, y por eso deberás tener algunas cosas más en cuenta si quieres elaborar un currículum perfecto.

Resalta tus logros y hazlos cuantificables siempre que puedas

Ya no se trata de que por cada experiencia que incluyas en tu CV, rellenes varios párrafos detallando con todo lujo de detalles todas las funciones que realizaste. Esto ha quedado desfasado y tan solo conseguirá que tu CV se alargue hasta el infinito y más allá.

Con un enunciado claro y conciso con la denominación de tu puesto debería ser suficiente. No le des muchas vueltas: tan solo una línea como título. Por ejemplo, ¿has sido asistente de dirección en una multinacional? Perfecto. Eso ya dice mucho de ti.

Si quieres aderezar ese título con algún detalle más que sea significativo del puesto, adelante, pero no te compliques más abajo detallando funciones, pues habrás desempeñado las propias del puesto, que se parecerán mucho a las del resto de asistentes de otras empresas.

Lo que sí deberías tener siempre en cuenta, es incluir todos los logros y metas alcanzadas durante tal experiencia profesional, y aún mejor, dotarlas de veracidad con datos concretos. Por ejemplo, quizás desarrollaste una herramienta informática para gestionar los pagos y cobros un 30 % más rápido.

Los encargados de reclutar en las empresas se fijan cada vez más en lo que has sido capaz de hacer y, sobre todo, cómo has contribuido a dejar la empresa mejor de lo que la encontraste al incorporarte a ella.

Tienes muchas habilidades, ¡demuéstralas con orgullo!

Hasta ahora siempre nos habían dicho que colocásemos el resto de habilidades, como idiomas, dominio de herramientas informáticas (incluso el carnet de conducir…) al final de todo nuestro currículum. Pero si quieres diferenciarte, habrás de hacer las cosas un poco diferentes.

¿Qué tal si incluyes otras habilidades demostrables y que digan de ti que serías un excelente candidato para el puesto? ¿Y si además las colocas al principio de tu currículum, justo debajo de tus datos personales y por encima de tu experiencia y estudios?

Atrévete a darle la vuelta a las cosas. Los encargados de RRHH estarán hartos de ojear currículums con la misma estructura, uno detrás de otro. Así que no es de extrañar que en cuanto vean uno diferente, le presten más atención y se interesen más por él.

 No tengas miedo a destacar. Luce orgulloso tus logros tanto laborales como formativos, tus habilidades más allá de los idiomas o la informática. Deja entrever que eres alguien resolutivo, proactivo y con buena adaptación al cambio, entre otras cosas. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo que todas las empresas del futuro están buscando?