La formación y la búsqueda de empleo

En momentos de dificultad económica, como el que estamos atravesando, la formación cobra más relevancia que nunca. Es la clave del progreso y la llave que abre las puertas a un futuro laboral prometedor y satisfactorio.

Los últimos datos del paro corroboran esta afirmación. El desempleo está afectando en mayor medida a personas con niveles formativos básicos, que suelen desarrollar tareas manuales y que no pueden acceder al teletrabajo. Hablamos por ejemplo de trabajadores de la hostelería y del sector turístico, que no requieren de entrada una formación demasiado exigente.

Por el contrario, los empleos susceptibles de desarrollarse a través de internet sí han conseguido sobrevivir, y aquí la formación es esencial, sobre todo a nivel de masters y posgrados. Por eso están cobrando protagonismo los centros e institutos de posgrado; son escuelas que centran su oferta en profesiones de futuro y que tienen una amplia experiencia en formación online. En estas escuelas de enseñanza superior, los estudiantes pueden acceder a una formación de calidad desde cualquier lugar y pueden prepararse a conciencia para un mundo laboral cada vez más exigente.

Profesiones de futuro

¿Y cuáles son los sectores laborales con más proyección de futuro? Principalmente los que requieren una mayor preparación, como las profesiones vinculadas a las nuevas tecnologías, el ámbito sanitario, las finanzas y los servicios de atención al cliente. Son sectores que implican responsabilidad y requieren una formación especializada.

La necesidad de contar con un buen nivel de estudios se ha agudizado con la crisis del coronavirus, pero era ya una realidad desde mucho antes. El mercado laboral es cada vez más exigente y no bastan los estudios básicos para acceder a un trabajo estable y bien remunerado. Incluso los puestos de trabajo más modestos prestan atención a la formación. No hay más que echar un vistazo a los portales de empleo de internet; la gran mayoría de ofertas requieren estudios superiores y otorgan un valor añadido a los candidatos con masters y algún curso especializado.

Lo mismo ocurre en las empresas de selección de personal y en los departamentos de recursos humanos. Son especialistas en la gestión de currículums y examinan con detalle tanto la formación como las aptitudes y competencias de los candidatos. Por eso es tan relevante tener un máster en las espaldas; no es solo título para presumir, es una llave que puede abrir muchas puertas.

Sin estudios, hay pocas oportunidades de empleo

La relación entre formación y opciones de empleo ha sido analizada a fondo. Uno de los estudios más clarificadores fue el que desarrolló el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y que analizaba la problemática de los jóvenes de 16 a 34 años durante la pasada crisis.

El informe vaticina que en los próximos años más de la mitad de las ofertas de trabajo (el 58%) serán para diplomados o licenciados, mientras que los jóvenes que solo completen la educación obligatoria solo tendrán acceso al 2,2% de los empleos.

El estudio hace hincapié en la necesidad de potenciar la formación entre las personas en paro. El aprendizaje, además, empuja a los trabajadores hacia actividades emprendedoras y hace que estén más abiertos a la movilidad, concluyen los investigadores.