Ventajas y desventajas de crear tu propio negocio en Internet

Crear tu propio negocio es el sueño de muchas personas; poder desarrollar tus propias ideas y manejar tu propio tiempo es una proposición muy atractiva. En el pasado, solo unos pocos privilegiados podían iniciar sus propios negocios. La inversión de capital inicial solía ser muy significativa, mientras que la financiación externa era escasa.

Hoy en día, y gracias a Internet, cualquier persona puede iniciar y escalar un negocio en línea, independientemente de su formación profesional o experiencia empresarial anterior.

Pero aunque la barrera de entrada se ha reducido, tampoco ha desaparecido por completo. Todavía necesitas pensar en una idea de producto viable, definir una estrategia de abastecimiento o fabricación y luego tu modelo de ventas.

Lo que ha desaparecido es la necesidad de establecer tu negocio en una infraestructura física; ahora  crear tienda online es mucho más fácil de lo que puede parecer con soluciones de comercio electrónico llave en mano.

Muchos quieren iniciar un negocio, pero se sienten disuadidos por la inversión necesaria para hacerlo despegar. Tienes que pagar un contrato de alquiler, comprar inventario y presupuestar los salarios de los empleados. ¿Qué pasa si inviertes todo ese dinero en tu negocio pero no funciona? Esto puede arruinarte financieramente.

Sin embargo, con un negocio en línea, todo lo que necesitas es:

  • Ordenador. Si estás leyendo esto, probablemente ya tienes uno.
  • Nombre de dominio. Puedes obtener uno por menos de 10 EUR/año.
  • Creador de sitios web: Hay multitud de soluciones en el mercado, con precios muy asequibles.

Cuando tienes un negocio físico, tienes que lidiar con las limitaciones del “mundo real”.

Alquilar en ubicaciones privilegiadas es costoso, es posible que no haya suficiente tráfico peatonal algunos días y el público local simplemente no necesita cosas todo el tiempo. Pero, cuando tienes un negocio en Internet, no se aplica ninguna de estas limitaciones. Puedes venderle a cualquier persona, sin importar dónde viva.

Y con cada año que pasa, tu grupo de clientes potenciales se expande porque más personas se sienten cómodas con la idea de comprar en línea. Para 2024, el comercio electrónico representará el 25 % de las ventas minoristas mundiales.

Otra ventaja que tienen las empresas en línea sobre las empresas físicas es que pueden permanecer abiertas las 24 horas del día, los 7 días de la semana (incluso durante los confinamientos).

Una vez que su sitio web comercial en línea está en línea, siempre está «encendido» para realizar una venta. Los compradores pueden realizar pedidos en cualquier momento. Dado que no necesitaras estar físicamente presente para realizar una venta, tu negocio puede generar ingresos con menos dedicación de tiempo diaria.

Pero no todo es color de rosa; una desventaja importante de un negocio en Internet es que el contacto cara a cara con tus clientes es muy limitado. Una empresa solo en línea nunca ve a la mayoría de sus clientes. Esta falta de contacto personal reduce su capacidad para establecer una relación personal sólida con los clientes principales. Esta desconexión te expone al riesgo de que las empresas tradicionales ofrezcan una experiencia más atractiva.

Otro factor negativo es que las opiniones negativas son más comunes en Internet. A los clientes les resulta fácil publicar críticas de las empresas en Internet. Algunos propietarios de pequeñas empresas evitan las redes sociales solo por su potencial de sentimiento negativo.

Internet es un hervidero de negocios impulsados por los precios. Una de las razones por las que muchos pequeños negocios eligen funcionar en Internet es para evitar los costos de los edificios y la infraestructura. Pero esto es un arma de doble filo; en cualquier momento puede surgir un competidor que ofrezca nuestros productos o servicios más baratos, y que pueda sacarnos del mercado.

En resumen, aunque montar un negocio en Internet tiene muchas ventajas, hay que pesar muy bien los inconvenientes antes de lanzarnos a la aventura.