¿Quieres reciclarte? ¡Sigue formándote!

A estas alturas seguro que conoces el programa Conecta Empleo de Telefónica, que identifica las profesiones digitales más demandadas y propone itinerarios formativos que te permitirán convertirte en un profesional de este sector. El sector de la tecnología tiene una gran oferta de Empleo, por lo que es muy común que candidatos de otros sectores se quieran formar para acceder a todas las ofertas laborales. Además, Conecta Empleo te ofrece su Orientador Profesional Virtual para asesorarte en la búsqueda de empleo y formarte en las habilidades digitales necesarias para ser unl trabajador digital del presente. Elige entre más de 30.000 cursos presenciales y on line.

Tú, como profesional tecnológico en activo, puedes pensar que este programa no es para ti; al fin y al cabo tú ya tienes experiencia e incluso un trabajo. Pero nada más lejos de la realidad; el sector tecnológico exige formación continua para no quedar desactualizado o, peor todavía, anclado en tecnologías obsoletas que son superadas por las nuevas que van llegando al mercado.

Por eso vamos a repasar las tecnologías más comunes, y la evolución tecnológica sugerida para estar siempre a la última:

Desarrollo Web

HTML (Hypertext Markup Language) y CSS (Cascading Style Sheets) siguen siendo los cimientos de la web, pero cada vez más se buscan frameworks y scripts que aporten funcionalidad y diseño adicionales. El lenguaje de scripting por excelencia es JavaScript, y no sólo en su versión ‘vainilla’ sino con librerías concretas, como:

React: Es una biblioteca de JavaScript creada por Facebook, creada para construir componentes de UI (Interfaz de Usuario)

Node.js: Es un entorno de servidor de código abierto. Es gratuito, y se ejecuta en varias plataformas (Windows, Linux, Unix, Mac OS X, etc.). Node.js usa JavaScript en el servidor. Su gran ventaja es que usa programación asíncrona. Node.js ejecuta una programación asíncrona de un solo hilo, no bloqueante, que es muy eficiente en memoria.

Desarrollo móvil

Google, en la última actualización de su robot de indexación, ha pasado a decidir el posicionamiento de las webs en base a la experiencia del usuario con la versión móvil. Las webs responsivas llevan mucho tiempo entre nosotros, pero hay nuevos avances que es imprescindible conocer.

Progressive Web App (PWA): es un término usado para denotar una nueva metodología de desarrollo de software. A diferencia de las aplicaciones tradicionales, las aplicaciones web progresivas son un híbrido de páginas web regulares (o sitios web) y una aplicación móvil. Este nuevo modelo de aplicación intenta combinar las características ofrecidas por la mayoría de los navegadores modernos con los beneficios de la experiencia móvil. Es la última moda para tener una app sin necesidad de desarrollar una app. Apoyada muy fuertemente por Google, muchos dicen que será el futuro de las apps. Entre sus ventajas: Es fiable por tener tiempos de carga rápidos y poder trabajar en modo offline (sin conexión).  Es rápida, con animaciones suaves, desplazamiento libre y navegación perfecta incluso en redes con baja velocidad de conexión. Y, por supuesto, puede recibir notificaciones push.

AMP: Las páginas AMP (Application Performance Management) se integraron en la búsqueda de Google en 2016, y desde entonces los desarrolladores no han mirado atrás. Básicamente se trata de versiones con la mínima funcionalidad posible para asegurar tiempos de carga casi instantáneos.

Al incluir sus páginas del marco de la aplicación, los desarrolladores han podido utilizar una versión reducida de HTML para una mejor experiencia y retención del usuario en móvil.

Bases de Datos

Ah, las bases de datos con sus tablas, sus filas y columnas, sus consultas SQL… no hay novedad en este frente, ¿verdad? Pues la hay, y mucha. La principal tendencia son las bases de datos no relacionales. Una base de datos no relacional simplemente almacena datos sin mecanismos explícitos y estructurados para vincular datos de diferentes tablas (o grupos) entre sí. Por el contrario, las bases de datos relacionales utilizan el lenguaje de consulta estructurado (SQL). Las convierte en una buena opción para las aplicaciones que involucran la administración de varias transacciones. La estructura de una base de datos relacional le permite vincular información de diferentes tablas mediante el uso de claves externas (o índices), que se utilizan para identificar de forma única cualquier dato atómico dentro de esa tabla. Otras tablas pueden referirse a esa clave externa, a fin de crear un enlace entre sus datos y la pieza señalada por la clave externa. Esto es útil para aplicaciones con mucho análisis de datos. Una de las Bases de Datos no relacionales más populares es MongoDB.

MongoDB: es un sistema de gestión de bases de datos de código abierto que utiliza un modelo de base de datos orientado a documentos que admite varias formas de datos. Es una de las numerosas tecnologías de bases de datos no relacionales que surgieron a mediados de la década de 2000 bajo el banner NoSQL.  Su uso en aplicaciones de big data y otros trabajos de procesamiento que involucran datos que no encajan bien en un modelo relacional rígido. En lugar de usar tablas y filas como en las bases de datos relacionales, la arquitectura MongoDB está formada por colecciones y documentos.

Como vemos, estar en activo no implica dejar de formarse cada día, porque las últimas novedades tecnológicas no esperan a nadie.