Extensiones de archivo; todo lo que debes saber

Una extensión de nombre de archivo es un identificador especificado como sufijo del nombre de un archivo. La extensión indica una característica del contenido del archivo o su uso previsto. Una extensión de nombre de archivo generalmente se delimita del nombre de archivo con un punto, pero en algunos sistemas se separa con espacios. Las extensiones de nombre de archivo pueden considerarse un tipo de metadatos.  Se usan comúnmente para implicar información sobre la forma en que los datos pueden almacenarse en el archivo.

Existen miles de extensiones de archivos; en ocasiones pueden resultar de mucha utilidad guías y herramientas como esta guía con todos los tipos de archivos para saber qué programa es el que necesitamos para poder abrir ese archivo en particular.

Pero hay que tener mucho cuidado, porque agentes maliciosos pueden utilizar las extensiones para camuflar contenido peligroso; el comportamiento predeterminado del Explorador de Archivos, el explorador de archivos proporcionado con Microsoft Windows, es que las extensiones de nombre de archivo no se muestren. Aprovechándose de esta característica pueden camuflarse archivos ejecutables como si fueran archivos de puro texto.

Para contrarrestar estos riesgos,  versiones posteriores de Windows (comenzando con Windows XP Service Pack 2 y Windows Server 2003) incluyeron listas personalizables de extensiones de nombre de archivo que deberían considerarse «peligrosas» en ciertas «zonas» de operación, como cuando se descargan de la web o se reciben como un archivo adjunto de correo. Los sistemas de software antivirus modernos también ayudan a defender a los usuarios contra tales intentos de ataque cuando sea posible.

macOS y Linux usan extensiones de archivo, aunque no confían en ellas como lo hace Windows. En cambio, usan algo llamado tipos MIME para determinar qué es un archivo. Esta información se almacena dentro del encabezado del archivo, y tanto macOS como Linux usan esa información para determinar con qué tipo de archivo están tratando.

Dado que las extensiones de archivo no son realmente necesarias en macOS o Linux, es muy posible encontrarse con un archivo válido sin extensión, que el sistema operativo podrá abrir con el programa correcto debido a la información del archivo contenida en el encabezado del archivo.

Algunos virus aprovechan la similitud entre el dominio de nivel superior «.com» y la extensión de nombre de archivo «.COM» enviando por correo electrónico archivos adjuntos maliciosos y ejecutables con nombres superficialmente similares a una URL. El efecto es que algunos usuarios ingenuos pueden hacer clic en enlaces incrustados en el correo electrónico que creen que conducen a sitios web, pero en realidad descargan y ejecutan los archivos adjuntos maliciosos.

Es muy importante tener en cuenta que las extensiones de archivo y los formatos de archivo no son lo mismo. En realidad una extensión de archivo son solo los caracteres que aparecen después del punto, mientras que el formato del archivo habla de la forma en que se organizan los datos en el archivo.

Aunque cambiemos la extensión de un archivo no cambia el formato del mismo; cambiar la extensión de un archivo JPEG a MP3 no convierte la imagen en un archivo de sonido, y de hecho puede provocar que los programas del ordenador que deben abrirlo no lo consigan.