España, un mercado de alta prioridad en la estrategia de Uber

El año 2019 no fue cómodo para Uber. El gobierno español, las comunidades autónomas y las administraciones locales desarrollaron normativas restrictivas para el desarrollo de la actividad de las empresas de VTC. Esto implicó la salida de la compañía de ciudades como Barcelona y Valencia.

A pesar de esto, Uber sigue considerando al mercado español como uno de los mayor crecimiento registrado. En febrero de 2020, la compañía presentó sus resultados del año 2019 y en ellos se muestra a España como uno de los cinco mercados nacionales que más creció, junto con Argentina, Alemania, Japón y Corea del Sur.

En la actualidad,Uber está presente en casi 70 mercados distintos y es la compañía de VTC que presenta un mayor despliegue territorial. Además, desde hace unos años trabaja en otros sectores para diversificar su actividad económica.

Uber está presente en 42 ciudades españolas

España es un mercado que la empresa californiana quiere potenciar, de ahí que fuera considerado como un elemento clave para empezar a cotizar en el Nasdaq, la Bolsa de referencia en Estados Unidos, en la que empezó a operar en mayo de 2019.

Atendiendo a un análisis bursátil de Uber, la compañía ha experimentado un comportamiento muy volátil desde su salida y se prevé que continúe con la misma dinámica en los próximos meses, debido en parte a la coyuntura socioeconómica actual, marcada por la pandemia del coronavirus.

Uber está presente en España en importantes ciudades como Madrid, Sevilla, Málaga, San Sebastián, Murcia, Santander o Valladolid, pero en 2019 abandonó las plazas de Barcelona y Valencia, que sin duda podrían aportar buenos resultados a la compañía.

El motivo de la salida de Uber de Barcelona (segunda vez en cinco años) y Valencia es que la medida acordada de fijar un tiempo de 15 minutos de precontratación convierten su modelo de negocio en inviable.

 

¿Es posible la convivencia entre el sector del taxi y las VTC?

La pugna regulatoria entre las VTC y el sector del taxi sigue muy vigente, pero esto no se traduce en un enfrentamiento constante. También hay lugar para iniciativas que animan a la coexistencia, y una de ellas es la posibilidad de solicitar los servicios de taxi desde la app de Uber.

La Comunidad de Madrid aprobó el pasado mes de noviembre un nuevo reglamento que permite al sector del taxi ofrecer precios cerrados previamente y descuentos en sus tarifas. Esta medida fue el primer paso necesario para integrar los servicios de taxi en la app de Uber.

De este modo, cuando los clientes hacen uso de un viaje un UberX, el vehículo que prestará el servicio será el más cercano a su localización y la propia app informará de si se trata de un taxista o un conductor de VTC.

Los taxistas que participen de este sistema tienen que pagar a Uber una comisión del 12% del precio total del servicio, una cantidad inferior al 25% que abonan los conductores de VTC. Esta medida ya había sido puesta en marcha por otras compañías de VTC previamente.

Juan Galindo, director de Uber en España, mantiene que la integración del taxi en la plataforma es una acción que puede resultar beneficiosa para todos los actores, VTC, taxi y los usuarios, pero especialmente para estos últimos: verán reducidos sus tiempos de espera.

Riders de Uber, el otro gran foco de interés de la compañía

El transporte con conductor es la principal actividad que asociamos a Uber en España. Sin embargo, desde 2015 esta empresa tiene puesto el foco también en una división de reparto a domicilio con Uber Eats. Sus repartidores están operativos ya en más de 30 ciudades.

De este modo, Uber pretende competir con empresas ya asentadas en el sector como Glovo o Deliveroo. En este caso, la empresa debe mantenerse muy alerta, pues Inspección de Trabajo ha iniciado últimamente diferentes actuaciones contra estas compañías para hacer aflorar trabajos de falsos autónomos entre sus repartidores, los riders.

Uber Eats no ha sido noticia por estas prácticas hasta hace unos meses, pero ya en enero Inspección de Trabajo levantó la primera acta por emplear supuestamente a falsos autónomos en Madrid. En el próximo mes de septiembre se dirimirán en juicio las responsabilidades de la empresa.