Cómo trabajar desde casa como inversor de criptodivisas

Las criptodivisas han estado en circulación desde el surgimiento del Bitcoin en 2009, pero no ha sido hasta hace unos pocos años que ha sido posible para un gran número de personas vivir únicamente gracias a la inversión en criptodivisas. En los primeros años del desarrollo de las criptodivisas era muy infrecuente que el público general estuviese familiarizado con términos como criptomonedas, cotización, Bitcoin o blockchain, pero todo esto ha cambiado en los últimos cinco años. Vamos a ver cuáles son las posibilidades que ofrecen las criptodivisas para trabajar desde casa y obtener un gran rendimiento económico.

¿Qué son las criptodivisas?

Las criptodivisas son un tipo de divisa digital que surgió en 2009 con el advenimiento del Bitcoin de la mano de su misterioso creador, Satoshi Nakamoto. Satoshi Nakamoto es un individuo o grupo anónimo que publicó en 2008 un documento de investigación conocido como el Bitcoin Whitepaper. En primera instancia este documento pasó bastante desapercibido y solo fue distribuido entre un reducido grupo de entusiastas de la criptografía y las divisas digitales, pero el tiempo ha demostrado que este documento cobraría una importancia histórica mucho mayor de lo que cualquiera habría podido prever en ese momento.

La tecnología blockchain

El Bitcoin Whitepaper de Satoshi Nakamoto presentaba un nuevo tipo de tecnología digital denominado ‘blockchain’, o ‘cadena de bloques’, que se convertiría en la base del funcionamiento de las criptodivisas. El blockchain es un método que, entre otras cosas, permite la descentralización de las gestiones financieras relativas a la compra-venta de divisas digitales. Gracias al blockchain, no hay ninguna instancia central que gestione criptomonedas como el Bitcoin, sino que en lugar de eso el Bitcoin se autorregula mediante su propio código y guarda un registro encriptado e inalterable de las operaciones que realizan sus diferentes usuarios. Esto ha hecho que el Bitcoin se convierta en la primera y más importante criptodivisa desde su nacimiento y que haya podido demostrar una enorme resiliencia desde entonces.

El boom de las ICO en 2016-2017

Desde su creación en 2009 hasta la actualidad, el Bitcoin se ha convertido en el activo que más ha subido de valor en todo el planeta. Ningún otro activo ha multiplicado tanto su valor como el Bitcoin desde entonces, en gran medida gracias al enorme auge que tuvieron las criptodivisas en 2016 y 2017, cuando se popularizaron por primera vez gracias al surgimiento de diferentes plataformas que acercaron la inversión en criptodivisas al público general. En este momento, el Bitcoin alcanzó su máximo valor histórico y se multiplicó el número de personas que comenzó a trabajar de forma exclusiva en la compra-venta de criptodivisas.

Inversores profesionales

En la actualidad, y sobre todo gracias al surgimiento de la segunda criptomoneda más importante de la industria –Ethereum–, existe una enorme cantidad y variedad de criptodivisas poblando un mercado con un inmenso volumen de negocio que permite el establecimiento de puestos de trabajo continuos como inversores en criptomonedas. Las personas que tengan interés en convertirse en inversores de criptodivisas solo necesitan contar con una cuenta de inversión en cualquier plataforma que les permita operar con las criptomonedas, cotización, compra-venta y demás actividades. Tendrán que invertir un capital inicial en una criptodivisa base –generalmente el Bitcoin– y comenzar a familiarizarse con un mercado que responde a sus propias reglas y que presenta riesgos singulares, pero que tiene un enorme potencial para generar beneficios a sus usuarios.

Beneficios al alza y a la baja con margin-trading

La enorme volatilidad del mercado de las criptodivisas permite obtener grandes beneficios de forma rápida tanto si el precio de un activo está al alza como si está a la baja. Las operaciones mediante margin-trading permiten obtener beneficios cuando un activo está a la baja gracias al margen, que es un capital que se toma prestado específicamente para invertir en estos contextos. Si se espera que un activo caiga, se recibe prestada una cantidad de ese activo y se vende de forma inmediata. Cuando el precio del activo cae, se recompra el activo y se devuelve al prestamista, lo que nos permite quedarnos la diferencia como beneficio. La alternancia entre los beneficios al alza y a la baja permite a los inversores profesionales realizar cientos de pequeñas operaciones diarias que les dejan un rédito mensual con el que pueden establecerse como profesionales, dedicados las 24 horas a la inversión.

Una advertencia importante: Invertir en Criptomonedas conlleva un alto nivel de riesgo y puede no ser apropiado para cualquier inversor. Antes de invertir en Criptomonedas debe considerar cuidadosamente sus objetivos de inversión, nivel de experiencia y apetito por el riesgo. Existe la posibilidad de que usted pierda parte o todo el capital inicial invertido y por lo tanto usted no deba invertir capital que no pueda permitirse perder. Debe ser consciente de todos los riesgos asociados a la inversión en el Criptomonedas y buscar asesoría por parte de un asesor financiero independiente si tiene alguna duda.

 

Otros trabajos en la industria de las criptodivisas

Las criptodivisas también permiten establecerse con puestos de trabajo en torno a la industria. La comunidad de las criptodivisas es amplia y existen miles de personas que se dedican en exclusiva a mantener blogs o a asesorar a otros inversores que entran por primera vez en el mercado de las criptomonedas. A la larga, la experiencia en la inversión en criptodivisas es uno de los activos más importantes en los que se puede invertir en este sector para establecerse como trabajador independiente.