Gestionando los picos de tráfico

Los picos en el tráfico en un sitio web son un arma de doble filo. Por un lado, significan más tráfico y más oportunidades para convertir visitantes en clientes de pago. Por otro lado, los picos de tráfico pueden tener un impacto perjudicial en el rendimiento del sitio web e incluso pueden provocar un tiempo de inactividad que resulte en la pérdida de clientes potenciales.

¿Qué tipo de páginas sufren picos de tráfico? Un buen ejemplo pueden ser las de apuestas deportivas, como por ejemplo el de 888 blog apuestas , que recibe mucho tráfico en los días de partidos importantes pero muy poco en días sin competiciones.

¿Cómo dimensionar para ese tráfico tan irregular? Si optamos por dimensionar nuestra web para los picos de tráfico, estaremos pagando mucho dinero por una capacidad que apenas usamos. Si, por el contrario, elegimos dimensionar para el tráfico medio, nuestra web puede ser lenta o incluso dejar de responder cuando lleguen los picos de tráfico. En otros artículos hemos explorado las diferentes tecnologías que puedes emplear para tu web, pero en este vamos a explorar los puntos básicos más importantes a tener en cuenta.

Conoce tu tráfico

No se puede subestimar la importancia de contar con aplicaciones de monitoreo de sitios web. Estas herramientas proporcionan información valiosa sobre la causa de un problema, además de activar una alerta cuando surgen cuellos de botella e identificar cuándo un problema es inminente.

Cuando busques un proveedor de monitoreo de sitios web, busca una empresa que te ayude a identificar la causa raíz de un problema y te avise instantáneamente del problema en el momento en que ocurre, independientemente de dónde se encuentre en el mundo. Utiliza una herramienta que te proporcione orientación para corregir el problema y te permita compartir el estado de su sitio web de manera fácil y eficiente.

Prueba el tráfico

Antes de que cientos o miles de personas llenen tu sitio web al mismo tiempo, puedes simular el efecto y ver qué sucederá con tu sitio. Las pruebas de estrés son una forma de prepararse para los picos de tráfico simulando el efecto de un aumento de tráfico y anotando los resultados según su configuración actual.

Este ejercicio identificará lo que se debe implementar para que tu sitio web funcione a niveles óptimos durante los períodos de mayor tráfico. Con suficiente tiempo y preparación, también podrá probar las modificaciones que realice en función de sus resultados iniciales. Esto lo ayudará a minimizar el potencial de tiempo de inactividad y garantizar que sus visitantes reales tengan la experiencia que usted desea.

Hable con su proveedor de alojamiento

Comprender cómo funciona tu plan de alojamiento es esencial para prepararse para un mayor tráfico. Si aún no entiendes cómo funciona tu plan o qué flexibilidad tienes, tómate un tiempo para hablar con tu proveedor y explicarle tus inquietudes. Tu proveedore de hosting debe poder ver tu plan actual y determinar qué puede manejar o qué servicio adicional puedes comprar para manejar la afluencia de tráfico.

Afortunadamente, el alojamiento en la nube crea mucha flexibilidad en los planes.

¡Cachea!

Todos los sitios web y los desarrolladores de aplicaciones deberían utilizar el almacenamiento en caché hasta cierto punto. El almacenamiento en caché guarda datos relativos, por lo que no es necesario volver a cargarlos desde cero cada vez que alguien visita el sitio. La idea es que la primera visita tenga el período de carga más largo, y las visitas posteriores dependerán de los datos almacenados en caché que tardan menos en cargarse.

Ir más allá de los valores predeterminados del sitio web y analizar en profundidad las oportunidades de almacenamiento en caché para contenido estático y dinámico puede ayudar a reducir el tiempo de carga y procesamiento, de modo que los visitantes obtengan lo que necesitan y se vayan rápidamente, dejando espacio para más invitados.

Entiende a tu usuario

Incluso con suficiente ancho de banda, pueden producirse cuellos de botella. Por ejemplo, tu sitio web podría manejar 500 usuarios activos en un momento dado, lo que funciona cuando tiene 400 navegando y 100 en proceso de pago. Sin embargo, si cambiara la situación y de repente tuviera 100 personas navegando y 400 personas pasando por la caja, podrían surgir problemas.

Para adelantarse a los cuellos de botella, debes entender el recorrido de tu cliente observando sus análisis. Toma nota de los puntos de entrada populares, ya sea una publicación de blog o tu página de inicio. ¿A dónde van sus clientes desde allí? ¿Existen puntos de cruce comunes? ¿Dónde ocurren las conversiones y dónde rebotan más los clientes?

Comprender el recorrido del cliente puede ayudarlo a prepararse en consecuencia y probar varias rutas para ayudar a los clientes a llegar a la caja un poco más rápido. También puede ayudarte a asignar ancho de banda durante las horas pico durante el día si es necesario.