Cosas que no sabía antes de emprender

Eres un desarrollador, informático, marketer o técnico al que no le falta el trabajo. Estás contento, incluso te pagan bastante bien. Pero hace tiempo que te ronda el gusanillo de emprender.

Gracias a tu trabajo estás viendo la cantidad de nuevas oportunidades que la revolución digital está generando para startups y emprendedores freelance. 

Oportunidades que te pueden permitir trabajar de otra forma, más libre, en remoto desde dónde tú quieras, a tu estilo, sin jefes y llegando a ganar bastante más dinero. Y todo eso te atrae.

Yo soy emprendedor en serie, he creado varias empresas y proyectos, cinco en los últimos 18 años, la más conocida es Infoautónomos, web de referencia para autónomos. 

Ser emprendedor es un estilo de vida, una manera de vivir, que me ofrece más libertad y más emoción. En momentos bajos de ánimo a veces pienso, “¡Pero qué ganas de complicarme la vida!” pero sinceramente, ¡no la cambiaría por nada!.

Mis amigos de Tecnoempleo me han pedido que os cuente algunas de esas cosas que no sabía antes de emprender y que me hubieran venido muy bien.

Porque emprender no es fácil, sobre todo la primera vez.

Por eso viene muy bien aprender de la experiencia de otros que ya han recorrido ese camino antes que tú, evitando caer en los mismos errores al emprender

Bien, aquí van 9 consejos básicos para que los tengas muy presentes:

  1. Las ideas estás sobrevaloradas. La clave son las personas capaces de detectar una idea interesante, conseguir los recursos y el dinero necesarios para llevarla a la práctica y encontrar el punto diferenciador respecto a la competencia. 
  2. Valor, valor y más valor:  Al final todo se resume en tener una buena propuesta de valor con la que tus clientes estén encantados. Entonces puedes emprender, incluso aunque no te conozca casi nadie, gracias a las posibilidades de la publicidad online. No pienses en cómo es tu producto o tu servicio, piensa siempre en el valor que le aportas al cliente. Y que sean ellos los que te lo confirmen. A poder ser testándolo antes de lanzarte.
  3. ¡Keep it simple, stupid!. Tendemos a complicarnos la vida, a ofrecer servicios más complejos de los que necesita el cliente, más líneas de negocio de las que podemos abarcar o a mantener cuadros de mando hipercomplejos que consumen mucho tiempo y no se aprovechan. Para no perder foco y estar bien alineado recuerda buscar siempre la simplicidad. 
  4. El crecimiento personal es esencial. Lo has oído comentar pero hasta que no estás en el ajo no te das cuenta verdaderamente de la importancia de trabajar la mentalidad y las habilidades emprendedoras. Las puedes cultivar y desarrollar, existen técnicas y cursos que te ayudan a transformarte en una verdadera persona emprendedora. Todo esto es fundamental para saber gestionar el riesgo, tomar buenas decisiones, vender, negociar y  convivir con la montaña rusa emocional que supone la vida de un emprendedor novato.
  5. El arte de llevarte bien con tus socios. Es como en la pareja, tienes que encontrar el equilibrio, hay días buenos y malos. Hay solteros empedernidos y gente que no sabe emprender sola. Cuando tienes socios hay veces que piensas lo bien que estarías solo, pero la verdad es que tener socios te da más capacidad para abordar proyectos grandes y te permite ir acompañado, que siempre es más divertido. Eso sí, debes buscar la complementariedad con tus socios y cuidar muy muy bien esas relaciones, sabiendo que con los años las bases de la relación pueden cambiar.
  6. Se avanza mejor acompañado que solo: yep, yo era muy Juan Palomo, con tendencia a atreverme a hacer de todo. Pero he perdido mucho tiempo y me he equivocado demasiadas veces. Por eso es interesante apoyarte cuanto antes en otros freelance que complementen tu trabajo y en mentores con experiencia que te orienten sobre el camino a seguir para acelerar tu negocio evitando los errores que otros ya han cometido.
  7. Trabaja los procesos antes de contratar personal: si no, corres el riesgo de contratar demasiado pronto y que tus trabajadores o colaboradores freelance no sean productivos. Define muy bien lo que quieres que haga cada persona y dale instrucciones detalladas para que rindan a tope lo antes posible. 
  8. Construir una red de apoyo. En estos tiempos de cambio tan intenso es más importante que nunca disponer de una buena red de contactos profesionales y con otros emprendedores. Te ayudará a estar al día de los nuevos conocimientos y herramientas, a conseguir clientes y a participar en proyectos colaborativos. Así que sal de la cueva y cultiva tu red en eventos presenciales y también en Linkedin y otras redes.
  9. No puedes trabajar como una mula y olvidarte de ti. Y de los tuyos. Llegar a un punto en el que te absorbe tanto tu empresa que no te cuidas y el estrés negativo se apodera de ti. Es fundamental cuidarte e imponerte rutinas de ejercicio, alimentación y descanso. Y reservar tiempo para familia y amigos. La desconexión es necesaria para reponer las pilas y dar tu mejor versión

 

Autor:

Javier Santos Pascualena, socio fundador de Infoautónomos y CEO de Mentoring Negocios