¿Cómo crear tu canal de vlog?

Una de las mejores herramientas para conseguir trabajo en el mundo digital es el desarrollo de un videolog profesional. Por una parte, te servirá para mostrar a posibles contratadores tus habilidades y tus talentos. Y, por otra, te permitirá aumentar tu número de seguidores y tu red de contactos en torno a tu profesión, lo que siempre es una excelente forma de abrirse puertas. Sin embargo, si es la primera vez que trabajas un vlog, puede que no tengas muy claro por dónde empezar. Para ayudarte en este aspecto, vamos a mostrarte algunos de los principales recursos que vas a necesitar para construir tu propio vlog y sacarle el mejor partido profesional.

Prepara tu editor de video

Antes de comenzar, debes tener claro cuáles serán tus herramientas de trabajo. Asegúrate de que cuentas con un buen programa para editar videos, porque lo vas a necesitar para sacar el mejor partido de tus contenidos. Recuerda que es tu imagen profesional la que está en juego, y que a nadie le interesan los videos interminables, repletos de silencios o de instancias de relleno, así que vas a tener que darles una buena edición a los tuyos antes de poder publicarlos. En este sentido, quizá la mejor herramienta para tu nuevo videoblog sea Filmora9, un programa para editar video que es muy fácil de utilizar y que cuenta con un sinfín de opciones de edición, desde las básicas como cortar y pegar clips hasta otras más avanzadas como una amplísima biblioteca de filtros, efectos, transiciones y clips de video y música con los que podrás complementar tus contenidos para que queden impecables.

Elige un gran tema

Cuando ya tengas tus herramientas de edición listas, tómate algo de tiempo para pensar el tema del que querrás hablar. Elige un tema que esté relacionado con tu profesión, que sea lo bastante específico como para que pueda despertar el interés de un posible contratador, pero al mismo tiempo lo suficientemente flexible y amplio como para que te dé el margen suficiente para publicar toda una serie de videos, y no uno solo. Si, por ejemplo, te dedicas al diseño, no elijas un tema dedicado únicamente a un subset de herramientas del Adobe Photoshop. Date el suficiente margen como para poder abarcar otros programas o incluso otras temáticas relacionadas con el diseño. ¡Nunca sabes hacia dónde se inclinará el interés de tus futuros clientes o tus jefes potenciales!

Elabora tus guiones

Cuando ya hayas decidido cuál será tu tema, prepara tus primeros guiones de forma cuidada y con una gran antelación. No escribas únicamente el guión de tu primer video y dejes el resto al azar. Piensa bien de qué querrás hablar en toda una serie de videos para que luego puedas generar expectativas y para que puedas repartir tu contenido de manera adecuada entre todos ellos. De esta forma te asegurarás que ningún video quede demasiado recargado, y ningún otro resulte demasiado pobre.

Construye un buen set

¿Ya tienes tus guiones listos? ¡Perfecto! Entonces es el momento de comenzar a grabar. Pero antes necesitarás un buen set. La imagen es uno de los aspectos más importantes de todo videoblog, y no vas a llegar muy lejos si el fondo de tus videos es simplemente una pared deslavazada y un cuadro viejo. Es importante que proyectes la imagen de lo que buscas para tu propia carrera profesional, y te garantizamos que no necesitarás de un estudio profesional para hacerlo: un fondo despejado y apacible, una buena luz y una buena imagen personal son los tres elementos principales que te harán falta para causar una buena impresión… al menos visualmente. Recuerda que también deberás preparar un buen equipo de sonido para que tu voz encaje perfectamente con la sofisticación de tu entorno. ¡Y vigila tu entonación!

Edita tus videos

Por último, cuando hayas terminado de grabar tu videolog, dale paso a la edición para cortar todas las partes innecesarias o erróneas de tu video. No te conformes con un video mediocre ni permitas que queden espacios vacíos de silencio o de duda entre frase y frase. Tu contenido tiene que presentarse de manera directa, entusiasta, segura y contagiosa. ¡Recuerda! No estás solamente comunicando una información: estás ofreciendo tus servicios como profesional, así que es fundamental que resultes convincente. Cuando hayas terminado la edición de base, siempre es buena idea mejorar tu video un poco más jugando con los filtros, retocando el sonido –se te tiene que escuchar con perfecta claridad– y tal vez añadiendo algunos efectos o transiciones para darle el toque final. Y entonces, ¡voilà! Por fin tendrás tu videoblog en marcha.