Skip to content

Executive MBA: cómo aumenta la empleabilidad de los profesionales tecnológicos

Los profesionales de la tecnología se encuentran en la actualidad entre los más demandados por las empresas de los distintos sectores económicos. La digitalización de muchas actividades de negocio y la automatización de procesos gracias a las nuevas tecnologías forman parte del día a día de muchas empresas, que necesitan profesionales cada vez con mayor cualificación en este campo.

Aun así existen ciertos problemas de empleabilidad, que se presentan principalmente, cuando los profesionales de este sector de tecnología tienen una mayor ambición e interés por alcanzar puestos que ofrezcan mayor crecimiento y responsabilidad. Y, es que se encuentran con que las empresas demandan perfiles altamente tecnológicos, pero también con un conjunto de competencias claves para poner en práctica en la administración y dirección de empresas.

Executive MBA: la formación ideal para estos profesionales

La experiencia y los conocimientos que aporta un MBA, siglas de Máster en Administración y Dirección de Empresas, influye de forma directa en las posibilidades de los alumnos a la hora de acceder a un empleo de responsabilidad directiva. En la mayoría de los casos, es un valor añadido en el currículum. Sin embargo, en el caso de un perfil profesional que proviene de alguna rama de la tecnología, alcanzar una titulación MBA lo convierte en un perfil profesional altamente competitivo capaz de hacer sinergia entre el dominio tecnológico y las diferentes herramientas de gestión con las que puede ocupar puestos y retos que superar.  Para ello, sin lugar a duda, necesitará tanto competencias tecnológicas como de gestión empresarial.

Este programa de formación, ver aquí un master Executive MBA en Madrid, da el impulso necesario a la carrera de muchos profesionales de la tecnología para convertirse en los directivos de las áreas o unidades de negocio que deseen. También acceden a esta formación muchos profesionales de ese ámbito de especialidad que desean adquirir las competencias y habilidades de gestión para convertirse en emprendedores y directivos de sus propios negocios que tengan o no relación con el mundo tecnológico.

Son muchos los motivos por los que el nivel de formación y aprendizaje que se consigue con un MBA merecen la pena, pero sobre todo por la muy baja tasa de paro entre los profesionales que tienen este título en su haber, así como por las elevadas expectativas salarias que pueden alcanzar. Está demostrado que un profesional con un MBA tiene hasta un 40% menos de probabilidades de estar en situación de desempleo que un profesional que proviene del área tecnológica habitual. En esa línea, también se conoce que los salarios medios pueden ser hasta un 50% superiores a la media del sector.

Una formación práctica de calidad

Estudiar un Executive Máster en Administración y Dirección de Empresas no sólo beneficia de forma directa a la carrera profesional del alumno, sino que lo convierte en otra persona capaz de enfrentarse a situaciones rodeadas de riesgo y oportunidad como son por las que suelen atravesar la mayoría de los negocios. El alumno desarrolla sus competencias de forma práctica gracias a ejemplos de hechos y situaciones reales a las que se enfrentan las empresas en la actualidad intentando obtener el mayor provecho posible, a través de una metodología conocida como método del caso. De esta manera, los alumnos interactúan como si fueran los propios directivos expuestos a situaciones que exigen la toma de decisiones meditadas y con visión estratégica para poder alcanzar los objetivos de la empresa.

El profesional que pasa por esta formación no sólo adquiere conocimientos muy valiosos, sino que mejora su capacidad de análisis para interpretar situaciones y tomar decisiones que afectan de forma directa a la empresa e indirectamente a cada una de las áreas funcionales de la misma.  En este tipo de formación, se potencia de forma especial las capacidades directivas, de liderazgo, negociación y trabajo en equipo entre todos los participantes. El objetivo no es otro que el alumno adquiera la confianza suficiente para actuar ante todo tipo de escenarios y situaciones. Claro está que, la premisa sobre la cual se deben tomar las decisiones se sustenta en tener negocios rentables y sostenibles en el tiempo con el acompañamiento de equipos de trabajo altamente motivados y comprometidos.

Justamente, en un Executive MBA (EMBA) se aprenden las claves para gestionar una empresa a través de los diferentes departamentos o áreas de negocio. Para ello, existen clases y una amplia oferta formativa enfocada en el aprendizaje sobre gestión de los recursos financieros de la organización o de un departamento, estrategias y tácticas de marketing empresarial, áreas de ventas y dirección comercial, diseño de estrategia empresarial, dirección de procesos y operaciones, gestión y organización de los recursos humanos, digitalización, capacidad de liderazgo o toma de decisiones empresariales, entre muchas de las temáticas de formación.

 

Un impulso definitivo hacia el crecimiento profesional

Esta formación es el impulso que muchos profesionales del ámbito de la tecnología necesitan si desean prosperar y aspirar a puestos de mayor responsabilidad dentro de la empresa o ascender a puestos directivos lo que a su vez redundará en una mejor remuneración en la escala salarial. Y es que un ingeniero o un informático pueden tener amplios conocimientos en su rama de actividad, sin embargo, les hace falta obtener conocimientos sobre la administración y dirección de empresas para poder asumir labores de gerencia y de responsabilidad.

Este tipo de formación, el Executive MBA, normalmente es compatible con la jornada laboral ofreciendo horarios que les facilita a la mayoría de los participantes, la asistencia a clases sin que interfiera con su actividad profesional. Por tanto, se trata de un programa adaptado a las características y exigencias de los trabajos actuales y que a su vez, les permite seguir perfeccionándose para concretar mayores objetivos profesionales.

Uno de los aspectos que marca la diferencia entre los participantes que han completado un EMBA es su agenda de contactos. En estos masters las aulas están compuestas por perfiles profesionales multidisciplinares por lo que se genera un networking de alto nivel que solamente es posible en Escuelas de Negocios con reconocida trayectoria formando a personas relacionadas con el mundo empresarial y directivo. Estos contactos contribuyen durante y, más aún después de finalizado el máster, a ampliar las relaciones empresariales, favorecer operaciones y diseñar una nueva carrera profesional.

En definitiva, unos estudios de posgrado como el que hemos destacado en este artículo, permite a los profesionales de diferentes ramas profesionales, en general, y la tecnología en especial, a adquirir las competencias y los conocimientos que más se demandan para convertirse en los gerentes y directivos que las empresas necesitan para dar un salto hacia el futuro y marcar la diferencia frente a la competencia.