Skip to content

¿Cómo hacer carrera en el Ejército?

Las oposiciones de Tropa y Marinería son unas de las más accesibles. No sólo por la regularidad con que se convocan los procesos de selección o el elevado volumen de plazas que los componen. También porque sus requisitos de acceso no son demasiado restrictivos ni sus pruebas son especialmente complejas o difíciles de preparar.

Preparar estas oposiciones a partir de un centro especializado o una academia tropa y marineria supone acceder a una gran cantidad de ventajas. Algunas de ellas son:

Estabilidad laboral

Una vez se han superado las pruebas, el aspirante tiene asegurado un compromiso variable en función de la convocatoria que suele situarse entre dos y tres años. Dicha relación puede renovarse por nuevos períodos durante un total de seis años. Después de eso, podrá formalizar un compromiso permanente o de larga duración que puede extenderse hasta los 45 años o hasta los 65.

Retribuciones

Cuando el proceso selectivo llega a su fin, el nuevo funcionario inicia un período formativo de tres meses que va asociado a una retribución de 359,55 € al mes. A la finalización de esta fase, percibe un salario mensual de 1.016,62 € bajo el cargo de soldado o de marinero. Además, a esta cuantía deben agregarse complementos y posibles gratificaciones adicionales, por ejemplo, de acuerdo a la antigüedad mediante un sistema de trienios.

Oposiciones al ejército: ¿Cuántas clases existen?

Podemos diferenciar tres tipos básicos de oposiciones al ejército español:

Tropa y marinería

Constituyen la base de las fuerzas armadas. Su frecuencia de convocatoria es anual y suelen contar con un volumen de plazas bastante elevado. Además, sus pruebas selectivas son relativamente asequibles.

Suboficiales

Puede accederse a este rango a partir de procesos selectivos en modalidad libre o bien mediante promoción interna.

Oficiales

Existen dos vías de acceso, o bien con titulación universitaria, o bien sin ella. La superación del proceso selectivo implica la inserción en un Centro Docente Militar de Formación para finalizar la fase formativa.

El tipo más demandado es el primero, para optar al rango de soldado o marinero. Es por ello por lo que a continuación ahondaremos en esta modalidad.

Requisitos de acceso

Tal y como ocurre con cualquier oposición, los procesos selectivos quedan restringidos a un conjunto de requisitos. No obstante, en el caso de las oposiciones para marinería y tropa, dichos requisitos experimentan variaciones en función del perfil del aspirante. Aquellos que cuentan con nacionalidad española deben cumplir unas condiciones específicas y diferentes a las que se exigen a las personas que poseen nacionalidad diferente.

Cómo son las oposiciones de tropa y marinería

El proceso selectivo para tropa y marinería está compuesto por dos fases eliminatorias:

Primera fase

Dentro de ella se distinguen dos etapas: Concurso y oposición.

La primera establece como criterio de selección los méritos acreditados por los aspirantes. Dicha valoración se desarrolla en el contexto o baremo delimitado dentro de las bases de convocatoria. Algunas de las variables que se tienen en cuenta son:

  • Méritos generales: Abarcan todas aquellas circunstancias, capacidades o cualidades que pueden tener cierto valor, de forma directa o indirecta, en el ámbito militar. Algunos de los méritos generales más comunes son los permisos de conducción, el dominio de otros idiomas o la posesión de acreditaciones deportivas de alto nivel.
  • Méritos académicos: Todas aquellas titulaciones homologadas u oficiales. Entre ellas, el graduado escolar, títulos superiores o de grado medio.
  • Méritos militares: El cómputo temporal de la dedicación o participación dentro del servicio de las fuerzas armadas en España.

En la fase de oposición se lleva a cabo una prueba de aptitud, en la mayoría de los casos, a partir de una plataforma informatizada y a título individual. El test psicotecnico tropa y marineria se orienta a la evaluación aptitudinal a nivel mecánico perceptivo, verbal, espacial, numérico, memorístico o lógico.

Segunda fase

Se compone de tres pruebas:

Prueba de personalidad

Está dirigida a una evaluación integral de todos aquellos rasgos y componentes que se integran en la dimensión psicoemocional del aspirante. Las cuestiones abordan dimensiones tan variadas como el comportamiento, la ética, la salud mental o el carácter.

Reconocimiento médico

Las oposiciones al ejército quedan determinadas por una serie de requisitos especificados dentro de un cuadro médico de exclusiones. A través de un reconocimiento médico se hace una verificación de que el aspirante cumple todas las condiciones exigidas para desempeñar sus funciones.

Pruebas de aptitud física

Se componen de diferentes ejercicios que miden diferentes cualidades y capacidades físicas y motoras:

  • Salto de longitud sin carrera: Sirve para calificar la potencia del tren inferior.
  • Abdominales: Evalúa la resistencia de los aspirantes a nivel muscular.
  • Flexiones y extensiones de brazos: También está orientado a la medición de la resistencia muscular pero, en este caso, en el tren superior.
  • Carrera: Los aspirantes deberán hacer un recorrido de ida y vuelta para poner a prueba su capacidad y resistencia cardio-respiratoria.

Aunque los ejercicios son comunes a todos los opositores, las marcas exigidas en cada ejercicio experimentan oscilaciones en función del género, siendo inferiores en el caso de las mujeres.

La preparación de estos ejercicios resulta bastante accesible para el aspirante medio. Las pruebas de acceso al cuerpo del ejército en tropa y marinería constituyen unas de las alternativas más asequibles del aparato estatal.