Skip to content

Errores en las entrevistas de trabajo online y cómo corregirlos

Cuando se trata de conseguir un trabajo, mucha gente tiende a centrarse en su experiencia laboral y sus cualificaciones. Pero también hay otros factores que pueden afectar a tus posibilidades de conseguir el trabajo, entre ellos la forma en que te presentas durante una entrevista. Durante una entrevista de trabajo, querrá asegurarse de dar una impresión positiva para que le contraten. Sin embargo, aunque todo vaya bien durante la entrevista, existe la posibilidad de que no te contraten debido a algunos errores comunes que cometen los candidatos a un puesto de trabajo. Estos son algunos de los errores en las entrevistas de trabajo online y cómo corregirlos:

No probar su tecnología antes de la entrevista

Es importante que te prepares para la entrevista como si fueras a un entorno de oficina. Esto significa preparar tu tecnología y pensar en tu aspecto.

  • Comprueba que tu cámara web funciona, prueba también el micrófono y el altavoz. Asegúrate de que están conectados correctamente, de que no hay ningún problema con los cables o su colocación, y de que están colocados en un buen ángulo. También deberías probarlos (con un amigo) antes de llegar a una entrevista para saber cómo funciona todo junto.
  • Comprueba la iluminación de la sala en la que vas a filmar -y haz los ajustes necesarios- para asegurarte de que no es ni demasiado oscura ni demasiado brillante para que el objetivo de la cámara la capte con claridad.
  • Coloca elementos de fondo detrás de ti: Si es posible, utiliza una pared lisa en lugar de tener algo que distraiga visualmente detrás de ti; de lo contrario, intenta tapar cosas como pósters o armarios desordenados con sábanas o cortinas para que no aparezcan en la cámara cuando otras personas vean tu entrevista más tarde en YouTube/Facebook Live/etcétera.
  • Lleva la ropa adecuada para una entrevista de trabajo en la empresa que elijas. Si no hay un código de vestimenta especificado en algún lugar en línea sobre el tipo de vestimenta que los empleados usan durante las horas de trabajo, entonces tiende a usar ropa de aspecto más profesional como pantalones caquis combinados con camisas abotonadas (las camisas vienen en muchos estilos diferentes hoy en día). Asegúrate también de que todos los botones estén bien abrochados: no querrás que nadie vea nada de piel cuando vea los vídeos online más adelante.

entrevista de empleo

Distracciones en la sala

En un entorno profesional, quieres que el entrevistador se centre en ti y en tus habilidades. Si hay distracciones a su alrededor, no podrán hacerlo. Asegúrate de que la habitación es silenciosa y está libre de ruidos o personas que puedan distraer a los entrevistadores. Esto significa no tener la televisión encendida de fondo (o, al menos, tenerla silenciada), asegurarse de que la música está apagada o baja, y no permitir que haya niños o mascotas en la habitación con usted.

No estar enchufado

No seas la persona que no consigue que su conexión a Internet funcione. Muchos entrevistadores tratarán de ser comprensivos, pero si no estás conectado y listo para empezar, es una señal de alarma para ellos. También es importante tener una buena conexión a Internet para que el vídeo no se bloquee o se congele durante la entrevista. Además, asegúrate de que tu micrófono funciona bien y no es demasiado silencioso ni demasiado alto.

Si tienes problemas para conectar con alguien a través de Skype o Zoom (las plataformas más comunes), intenta llamarle primero a otra línea telefónica antes de programar una entrevista en esa plataforma. Así sabrán que tienes acceso a una línea telefónica fija y no supondrán que algo raro está ocurriendo de entrada cuando llegue el momento de vuestra conversación programada entre pantallas.

Llevar la cosa equivocada

En el mundo digital de hoy, tu aspecto es una parte importante del proceso de la entrevista de trabajo. Aunque pueda parecer un concepto anticuado, recuerda que, como seres humanos, seguimos siendo estimulados visualmente por nuestro entorno antes que por cualquier otra cosa. Es importante entender que la forma de vestir de una persona está directamente relacionada con su comportamiento en todos los ámbitos de la vida, y si no tienes un aspecto profesional y arreglado en la entrevista, lo más probable es que no impresiones a nadie.

Ni que decir tiene que los vaqueros y las camisetas deben dejarse en casa, a menos que el entrevistador lo pida expresamente (lo que rara vez ocurre). Sin embargo, hay muchas otras cosas que se pueden tener en cuenta a la hora de elegir qué ropa llevar para una entrevista:

  •       Vístete para el trabajo que quieres
  •       Vístete para la empresa en la que quieres trabajar
  •       Vístete para el entrevistador o entrevistadores a los que quieres impresionar (estas personas podrían influir en la contratación)

Mala postura

  •       Mala postura: No te encorves, no te sientes con los pies sobre el escritorio, no cruces los brazos y no metas las manos en los bolsillos.
  •       Moverse demasiado: Cuando estás nervioso o excitado por algo, es natural que te muevas un poco, pero intenta limitarlo al máximo. Intenta respirar profundamente y relajarte antes de empezar a responder a las preguntas para evitar movimientos innecesarios durante las mismas.

Mirarse a sí mismo en la cámara cuando se habla

Mirarse a sí mismo en la cámara cuando se habla.

Esto es sencillo, pero puede ser difícil de evitar si no sabes a qué atenerte. Cuando el entrevistador haga una pregunta y tú la respondas, asegúrate de que le miras directamente a los ojos, no a ti mismo en el reflejo de la cámara. No pasa nada si tus ojos se desvían para comprobar lo guapos que son (o no), pero no dejes que se queden ahí demasiado tiempo. Al fin y al cabo, a nadie le gusta que le ignoren y el hecho de que se ignoren sus preguntas hará que las cosas se pongan incómodas entre los dos.

Ser demasiado sonriente o no sonreír lo suficiente

Sabes que debes sonreír a la cámara. ¿Pero cuánto es demasiado? ¿Y qué significa que sonrías cuando hablas? Y lo que es más importante, ¿cómo puedes saber si tu posible empleador está frunciendo el ceño ante la pantalla del ordenador por tu incómoda sonrisa, o porque simplemente no le ha impresionado tu currículum?

La respuesta es: no se puede. Es un error que sólo el tiempo dirá. Es importante recordar que, aunque esta entrevista de trabajo sea virtual, sigue siendo una entrevista y, por tanto, requiere un comportamiento similar al de las entrevistas en persona: ¡Sonríe a la cámara! Cuando el entrevistador te haga una pregunta, no tengas miedo de reírte o soltar una ligera carcajada (pero no demasiado). Y, por encima de todo, evita cualquier atisbo de humor inexpresivo; mantén las cosas positivas.

Mirar demasiado tus notas

Has hecho la preparación de la entrevista y te sientes preparado, pero hay una cosa que no has tenido en cuenta: cómo te verás ante la cámara.

Cuando estás hablando ante la cámara, puede ser tentador mirar tus notas mientras respondes a las preguntas. Pero esto es un gran error. Cuando lo haces, parece que no tienes confianza en lo que dices (aunque sea verdad). Mirar tus notas también hace que parezca que son más importantes que lo que está ocurriendo en ese momento, lo que significa que el entrevistador olvidará todo lo demás excepto esas malditas notas. ¿La mejor solución? No las mires. En su lugar, mira directamente al objetivo de la cámara y habla con confianza como si esas notas no existieran.

Otra cosa que hay que evitar hacer durante una entrevista es mirar fijamente a alguien durante demasiado tiempo o distraerse con cualquier otra cosa que le rodee, incluyendo mirar a alguien que pueda estar sentado detrás de él o mirar su reloj en lugar de escuchar atentamente cuando le pregunten algo importante.

No ir al grano

En una entrevista de trabajo, es importante ir al grano. Evita las presentaciones largas y otras galanterías que no ayudan a que el entrevistador conozca mejor tus habilidades y experiencia. En su lugar, piense en la mejor manera de venderse como empleado en 30 segundos o menos, una técnica conocida como «discurso de ascensor», que se utiliza a menudo en los trabajos de ventas.

Con este enfoque, darás una rápida visión general de cómo sería tu posición en la práctica (el viaje en ascensor) antes de entrar en los detalles. He aquí un ejemplo:

Estoy buscando un desarrollador de software que conozca Ruby on Rails y JavaScript lo suficientemente bien como para construir aplicaciones web desde cero con poca dirección de mi parte. Un desarrollador fuerte también tendrá experiencia con bases de datos relacionales como MySQL o PostgreSQL; familiaridad con herramientas de control de versiones como Git; y experiencia en la construcción de aplicaciones que escalan a través de múltiples servidores (por ejemplo, Heroku).

Olvidarse de mirar a la cámara cuando se habla

Debes mirar siempre a la cámara, no a tus notas o a tus pies. Si no miras a la cámara, es evidente que estás nervioso y eso puede hacer que el entrevistador se sienta incómodo.

Asegúrate de preparar tu espacio y a ti mismo con suficiente antelación a cualquier entrevista de trabajo que tengas, ya sea en persona o en línea

Aquí tienes algunos consejos para asegurarte de que tu entrevista de trabajo online se desarrolle sin problemas:

  •       Asegúrate de tener una buena conexión a Internet. Si hay algún problema con tu conexión a internet, el entrevistador puede dar por terminada la entrevista antes de tiempo y no darte otra oportunidad (o incluso peor, asumir que eres poco profesional).
  •       Saber utilizar la cámara web. El entrevistador querrá ver tu cara para poder evaluar si quiere contratarte o no en función de lo bien que hables y la confianza que tengas durante la entrevista.
  •       Vístete adecuadamente, ya sea en persona o a través del software de videochat Skype (hablaremos de esto más adelante). Esto no significa que haya que llevar ropa elegante, sino que hay que ser consciente de qué tipo de ropa refleja mejor quién eres tú como candidato, y tratar de no llevar nada que distraiga demasiado.
Conclusión

En definitiva, lo mejor que puede hacer es prepararse para una entrevista de trabajo con mucha antelación. Asegúrate de saber exactamente qué preguntas te harán para no sentirte abrumado cuando llegue el momento de la entrevista. También querrás asegurarte de que vas vestido adecuadamente, de que tienes una buena postura y un buen contacto visual con quien te está entrevistando, y de que sonríes lo suficiente sin ser demasiado falso. Lo último que quiere alguien es que su posible empleador piense que no está interesado o comprometido durante una conversación sobre su futuro empleo 🙂