¿Puede uno fiarse de las VPN?

La privacidad en Internet es una de las principales preocupaciones de los usuarios hoy en día. No todo los usuarios de Internet entienden los riesgos potenciales que se pueden encontrar en nuestro uso cotidiano de la red, pero hay muchos otros que son conscientes de ellos y buscan manera de protegerse.

Se han propuesto muchas soluciones para proteger nuestra privacidad on-line, entre ellas las Redes Privadas Virtuales más conocidas por sus siglas en inglés VPN (Virtual Private Network). Un proveedor de VPN nos proporciona completo anonimato en línea, por lo que nos sentimos cómodos navegando incluso por las páginas y plataformas más privadoa y sensibles. Sin embargo, ¿podemos confiar en todos los proveedores de VPN?

¿Cómo funcionan las VPN?

Una red privada virtual (VPN) extiende una red privada a través de una red pública y permite a los usuarios enviar y recibir datos a través de redes públicas o compartidas como si sus dispositivos informáticos estuvieran directamente conectados a la red privada. Por lo tanto, las aplicaciones que se ejecutan en un dispositivo informático, por ejemplo, un PC o un smartphone, a través de una VPN pueden beneficiarse de la funcionalidad, seguridad y administración de la red privada. El cifrado es una parte común de una conexión VPN.

Cuando se navega conectado a una VPN se cambia su dirección IP y otra información similar, lo que impide que terceros conozcan la ubicación geográfica, dirección IP u otros dato que permitan identificarnos.  Una VPN mantiene a salvo nuestra privacidad, ya que nadie puede deducir nuestra ubicación real o acceder a otros datos.

Si bien todos los proveedores nos prometen garantizar nuestro anonimato, y la tecnología es legítima, la cuestión final de la privacidad real depende únicamente del proveedor del servicio de VPN.

¿Están los proveedores de VPN a salvo?

Aunque nos aislemos de las teorías conspiratorias, es un hecho innegable que la cuestión de la privacidad es real. Nuestros datos son recopilados por muchas plataformas en línea. Que nuestra información se use para mejorar la experiencia del usuario y mejorar el marketing no es un gran problema, pero hay muchas personas y entidades no autorizadas por nosotros que pueden usar nuestros datos para objetivos mucho más cuestionables.

Por ejemplo, muchos gobiernos son conocidos por monitorear y controlar las actividades en línea de sus ciudadanos; pero no son solo los gobiernos los que pueden tener interés en controlar nuestra vida en línea. Existen múltiples agentes y organizaciones en Internet que buscan miles o cientos de miles de personas y organizaciones que buscan vulnerabilidades para explotar.

Incluso con una buena base tecnológica es posible que una empresa no sea lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a un gobierno o a agentes maliciosos sofisticados.

¿Hay alguna VPN fiable?

Muchos expertos en seguridad han realizado sus pruebas y análisis sobre la credibilidad de los proveedores de VPN . Si bien muchos sugieren que solo deberíamos usar grandes y poderosos proveedores de VPN como Hotspot Shield y Nord, muchos usuarios de internet creen que son los más expuestos a ataques de agentes maliciosos precisamente por su gran tamaño.

Hay proveedores no tan grandes que los expertos en seguridad de redes encuentran de fiar, como los que aparecen en este análisis: https://es.vpnpro.com/resenas-de-vpn/resena-de-expressvpn/

Utilizar una VPN siempre nos ofrecerá más seguridad que conectarse en línea sin ninguna protección; hay que ser consciente que incluso los grandes proveedores de VPN como Nord han sufrido ataques a manos de hackers que intentaron acceder a sus datos de usuario.  La clave es elegir un proveedor de VPN con revisiones legítimas y un buen historial de seguridad.