Cómo hacer Team Building y no morir en el intento

En un mundo donde la atención se centra en hacer feliz al cliente, las empresas a menudo se olvidan de su activo más valioso: los empleados. El trabajo en equipo y las actividades especialmente planificadas no solo aumentan la moral de los empleados, sino que también pueden aumentar el éxito de su negocio.

Una actividad de Team Building preparada con el máximo cariño puede resultar un desastre por pequeños problemas logísticos y de organización; por eso conviene acudir a proveedores especializados en Team Building para empresas que disponen de la infraestructura y la experiencia necesaria para que la jornada sea un éxito.

Organizar una sesión de Team Building suele implicar dos pasos; primero, convencer a la Empresa de que dedique el presupuesto necesario, y segundo organizarlo para alcanzar los objetivos perseguidos.

 

Veamos en primer lugar cómo convencer a la Empresa para que nos apruebe el presupuesto

¿Qué consigue una sesión de Team Building?

Facilita una mejor comunicación

Las actividades que crean discusión permiten una comunicación abierta entre los empleados, y entre los empleados y la gerencia. Esto puede mejorar las relaciones en la oficina y, a su vez, la calidad del trabajo realizado.

Motiva a los empleados

El liderazgo y la formación de equipos van de la mano. Cuanto más cómodos estén sus empleados para expresar sus ideas y opiniones, más seguros se sentirán. Esto los motivará a asumir nuevos desafíos.

Promueve la creatividad

Llevar a un equipo fuera de la oficina y exponerlo a nuevas experiencias los obligará a pensar fuera de su rutina normal. Trabajar junto con otros miembros del equipo puede encender la creatividad y las nuevas ideas, que son excelentes cualidades para traer de vuelta a la oficina.

Desarrolla habilidades de resolución de problemas

En las relaciones públicas puede ocurrir una crisis en cualquier momento. Las actividades de trabajo en equipo que requieren que los compañeros de trabajo trabajen juntos para resolver problemas pueden mejorar la capacidad de pensar de manera racional y estratégica. Los equipos que pueden determinar cuándo surge un problema y saber qué pueden hacer al respecto, pueden hacerse cargo de manera efectiva cuando ocurre una crisis real.

Rompe las barreras

El trabajo en equipo aumenta el factor de confianza con sus empleados. A menudo, en entornos corporativos hay una desconexión entre el equipo de liderazgo y los empleados porque los empleados perciben una brecha demasiado grande entre los dos. Los ejercicios de trabajo en equipo brindan al liderazgo la oportunidad de ser visto como un colega en lugar de un jefe, lo que puede hacer maravillas con la moral de los empleados.

En general, el trabajo en equipo en el lugar de trabajo permite una mejor comunicación, mejores relaciones y, en última instancia, aumenta la productividad.

Una vez que hayamos conseguido las aprobaciones necesarias, debemos tener algunos factores en cuenta a la hora de organizarlo.

Cómo organizar un Team Building que funcione

No fuerces el aspecto corporativo

Los eventos de Team Building más exitosos y memorables son los que no se sienten como un día en la oficina. Las actividades que apuntan abiertamente a extraer lecciones de liderazgo o conclusiones prácticas funcionan peor, y son peor recibidas. Pasar tiempo juntos, compartir una experiencia o trabajar hacia un objetivo común permite que el vínculo se produzca de manera más orgánica y mucho más efectiva.

Sé original y diferente

Resulta que la felicidad y el aprendizaje están muy unidos. Probar cosas nuevas con el equipo puede generar buen rollo entre los empleados, lo que a su vez beneficia al negocio en sí. Elegir algo único y ligeramente fuera de las zonas de confort de las personas puede alentarlos a unirse de nuevas maneras.

No es un derroche, es una inversión.

Plantear un Team Building como un gasto conducirá a realizar recortes y buscar actividades más baratas, que probablemente reduzcan el disfrute de los participantes. Aunque no es necesario invertir grandes cantidades o realizar viajes o experiencias lujosas y costosas, no conviene escatimar. Hay que estar dispuesto a hacer una inversión real.

Mantén esa energía positiva cuando vuelva a la oficina

La mayor parte de las actividades de Team Building fracasan porque es una actividad que se realizar de manera excepcional, se hace y luego  se olvida. Es clave encontrar formas de mantener la emoción. El desafío es crear oportunidades para que las personas se conecten e interactúen de manera significativa, fuera de las reuniones o presentaciones regulares.

¿Cómo sabrás si tu experiencia de Team Building ha sido un éxito? Si hubo risas, una sensación de emoción y logro, y tal vez algunos posts en Instagram, ¡definitivamente estás en el camino correcto!